LA HONESTIDAD

Este fin de semana he conocido a Jessica Walker (Licenciada en Actuación Teatral y Directora de una escuela de teatro experimental en Barcelona), una mujer cercana, espontánea, encantadora, conectada con su espíritu. Lo que más me ha llamado la atención de ella, en lo que más he sintonizado, ha sido en la honestidad que emana su ser.
La palabra honestidad, según la RAE, hace alusión a la cualidad de honesto. Dícese: Decente, decoroso, razonable, justo, probo, recto, honrado…

A mi parecer, las palabras son más que palabras dado que éstas, etimológica mente hablando, tienen un significado concreto, a veces más profundo de lo que pueda parecer. Sin embargo, a nivel individual, les adjudicamos otros significados según nuestros esquemas, experiencias y bagaje personal emocional-afectivo… O dicho de otra forma, cada uno entiende la historia según su enfoque.

La palabra honesto me evoca la cualidad de quien no se esconde tras las múltiples máscaras del ego, quien se muestra sin temor a ser rechazado, quien se abre a la vida porque reconoce sus cualidades y sus debilidades (resultado de una relación sanada y currada con uno mismo). Este auto conocimiento hace que mostremos todo lo que nos habita como seres humanos, sin necesidad de disfraces.

La honestidad, pues, es un valor intrínseco que todos llevamos dentro y que, quizás, por nuestra historia personal a veces tan condicionada, necesitamos ir destapando, y se consigue a través de un proceso de crecimiento personal, el cual es tan útil y necesario para cualquier hazaña que queramos emprender en la vida como para quitarnos capas que nos cierran y nos limitan a la hora de sentirnos libres, vitales y conectados a lo esencial.

A efectos prácticos, de la honestidad de una persona nos hablan sus actos más que sus palabras. Lo explica bien Jeff Foster en sus escritos y reflexiones. Os odjunto el link donde podéis leerlo y opinar, a ver si a vosotros os transmite lo mismo que a mí.

¿Quién eres sin tu historia espiritual?
http://la-danza-de-la-nada.tumblr.com/…/qui%C3%A9n-eres-sin…

La propuesta  es indagar en como podemos, día a día, en la cotidianidad, conectarnos con esa honestidad intrínseca, con nuestra verdad, sin ocultar ni escondernos nada a nosotros mismos, en primer lugar y por ende, en nuestras relaciones. La cuestión a resaltar es: ¿Qué haces? ¿Cómo te mueves en tus relaciones ? ¿Cómo te Das al Otro?
Un recurso o ejercicio para reflexionar  y auto-observarse es hacerse la Gran Pregunta: ¿Desde dónde estoy haciendo lo que hago, desde el Miedo o desde el Amor? Cuando detectas que es desde el miedo, no es que dejes de hacerlo (esto es un poco más complejo). Pero al menos, desde ese instante de darse cuenta (inside), sientes que no te engañas a ti mismo.

Te invito a participar en mis  talleres y retiros “Relaciones desde la armonía” donde compartir vivencias, experiencias  y recursos que ayudan a ser cada día más honestos en este camino de dirección única hacia  El Amor .

Con cariño

Genoveva Martínez

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *