LA LUZ APAGA LA OSCURIDAD

Es urgente sostener una nueva mirada sobre la vida y sobre lo que cada uno podemos aportar de valioso en agradecimiento a este regalo que se nos da cada día. Dicha mirada se basa en nuestra capacidad de encender y alimentar la luz. Lo cual consiste en conocer, apreciar, valorar nuestros verdaderos dones y talentos, y ponerlos al servicio de los valores más elevados.

Hay personas que estan enfocadas en esta virtud de trabajar por la luz, apagando así la oscuridad. ¿Qué significa esto? Me refiero a personas cuya sensibilidad se enfoca en aquello que emiten, en aquello que dan; personas conectadas a una frecuencia vibratoria de sensibilidad, delicadeza, armonía, colaboración, en definitiva, a una actitud en general de respeto y tolerancia.

Me gustaría citar a la escritora Rosa Sánchez, una artista de las palabras, un ángel en mi vida. Desde que la conocí siempre ha estado dispuesta a dar, a apoyar, a valorar, a creer en lo mejor del otro, en resaltar la luminosidad de todo lo que ven sus ojos. Observo también, por otro lado, personas que actúan con una energía menos dulce pero con el mismo enfoque hacia la luz, desde una postura, tal vez, de más fuerza, ímpetu y reivindicación. Cito como ejemplo un grupo de música urbana de Costa Rica que me encanta, Calle 13, (“No hay nadie como tu”).

En ambos casos se puede percibir esa mirada hacia la Luz de la que quiero hablar hoy. Cada uno desde su prisma, desde su estilo. Unos a través de la música, otros por la literatura, según el arte o creación que cada uno expresa, se distingue ese aporte de luz que ofrecen al mundo.

Hoy te animo a buscar tu propia manera de enchufarte a tu luz interior y cambiar tus estados emocionales de apatía, estancamiento, bloqueo y desánimo a otros de empatía, vitalidad y creatividad. Al espíritu que nos habita le conviene y necesita de cuidados, se nutre de atención, está a la escucha de si pretendemos que su llama siga viva. Es urgente alimentarlo como al fuego que, si lo avivas, si lo mantienes encendido, te calienta e ilumina, pero si dejas de atenderlo, su llama se apaga sin remisión.

Las prácticas que te llevan o acercan a esa luz, y que puedes usar cada vez que necesites mover tu energía para ver las cosas desde una nueva perspectiva, pueden ser bien diversas y simples, desde prácticas artísticas a actitudinales, hábitos saludables que pueden darle la vuelta a tu mal humor, estrés, cansancio o preocupació, y recargarte de energía.

Te ofrezco hoy el recurso o herramienta que yo uso para resaltar esa luz que abarca toda experiencia, vivencia, proceso vital o aspectos de tu carácter (incluso cuando creas que no es del todo de tu agrado). Es la técnica de Dar valor, Valorizar. Comparto un ejemplo: en una terapia a la que fui me detecté como defecto la tendencia excesiva a admirar a los demás. Eso, en principio, lo enfoqué como algo grave que me conducía a desvalorarme a mí misma. Con el tiempo, aparte de haber aprendido a moderar este aspecto, también he aplicado esta técnica, la cual me ha ayudado a resaltar al aspecto luminoso que tiene ese patrón de admirar y ponerlo a mi

favor. Aparte de ser consciente cuando lo hago en exceso, suelo poner el hecho a mi favor, ofreciéndole esta otra lógica a mi mente:

“Cuando veo lo mejor en el otro estoy despertando al mismo tiempo mi luz interna, ya que eso admirable en el otro me lo estoy despertando en mí misma, dándome el permiso interno de desarrollarlo. Basándome en la supuesta lógica de que Dar es recibir, Todos Somos Uno o Yo Soy parte de la Unidad completa.”

Te propongo, si quieres y te apetece, indagar en los hábitos que te facilitan conectarte a tu luz interna. Te animo a construir tu propio entrenamiento particular, bien sea a través de la lectura, de la práctica de un deporte, meditación, baile, canto, etc. Actualmente disponemos de múltiples herramientas en las que apoyarnos y, si te apetece, también puedes usar este recurso que te acabo de mostrar: “Valorizar, Dar valor”. ¡Ponlo en práctica y cuéntame cómo te va!

Si quieres saber más ven a mi taller Relaciones de Corazón, donde experimentamos esto y mucho más. Déjame acompañarte a ¡¡encender tu luz interna!!

Comparte las prácticas que a ti te conectan a la luz y ampliemos ideas. A mí personalmente me conectan : la danza, la música, la naturaleza, mis [email protected] y la admiración que siento por la riqueza que supone la diversidad, así como todo tipo de expresión luminosa de cualquier índole. Cualquier manifestación que refleje belleza, definiendo ésta como la máxima creación del ser humano y producto resultante del lenguaje del espíritu.

“La agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.” (Federico García Lorca)

Sigue mi página de Facebook: Ser, Amar, Crear

 

https://www.facebook.com/Ser-Amar-Crear-471072169891306/

donde compartiré vivencias,información y recursos que me ayudan a enfocarme cada día en elegir la LUZ.

Genoveva Martínez

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *