EL ARQUETIPO MASCULINO

EL ARQUETIPO MASCULINO

El arquetipo masculino corresponde a patrones potenciales en la psique y hacen referencia al padre, al sol, al cielo, la energía yang… desde todas las cosmovisiones, paradigmas y puntos de vista. Todas las sabidurías coinciden en la importancia de integrar, sintonizar y armonizar los arquetipos masculino y femenino, lo cual se traduce en abrazar todas nuestras partes para llegar a la plenitud de Unir ambas esencias.

Hoy hablaré sobre el arquetipo masculino y las cualidades que simboliza.

Según Bert Hellinger, lo masculino, representado por el padre, nos permite reconocer límites, nos ayuda a saber de dónde venimos, a dónde vamos y hasta dónde podemos llegar. La energía del padre permite iniciar y concretar proyectos. Su trabajo con las constelaciones familiares se ocupa, entre otras cosas, de propiciar la reconciliación interior de las energías paterna y materna para dejar de culpar nuestros reflejos no sanados en las personas con las que nos relacionamos.

Las propiedades del arquetipo paterno se necesitan para poner en acción algo concreto, productivo, la fuerza y la claridad que permiten aterrizar y materializar la creatividad propia que aporta lo femenino. También permite salir del hogar materno y avanzar hacia la madurez, hacia una nueva relación, tal vez hacia nuevos trabajos, hacia un nuevo país… emigrar, viajar, conocer otras partes del mundo. Esto gracias a la capacidad que tiene lo masculino de cortar con aquello que nos impide avanzar, movernos y crecer. El padre da, pues, fuerza de avance para romper barreras y el pensamiento lógico matemático. En consecuencia, el no tener fortalecido este vínculo con el padre, mirar hacia adelante, hacia el futuro, se hace difícil.

Reconocemos en lo masculino las cualidades de la presencia, el enfoque, la claridad, la acción, el empuje, la determinación, el impulso necesario para elegir una nueva dirección, bien sea para proyectos, emociones, hábitos o pensamientos. Nos da la fuerza para decidir propósitos mas allá de los automatismos establecidos. Este arquetipo también se relaciona con la competencia de saber decir NO, la capacidad de poner límites sanos y cortar con ciclos o hábitos que se repiten sin nuestra decisión consciente. Es decir, la sensación de bloqueo, de falta de movimiento, la resistencia a un cambio, a la implantación de nuevos hábitos que permiten que entre la nueva situación cuando decides cortar con la antigua, el tener miedo a decir No y la dificultad para expresar lo que sentimos. Todo esto está relacionado, de igual manera, con la carencia, desarmonía, desequilibrio o no integración de este símbolo arquetípico del padre en nuestra configuración.

En la cultura tántrica, el principio masculino, denominado SHIVA, es la conciencia, la presencia que observa. El propósito de sus prácticas apunta a desarrollar internamente tanto el yang que simboliza el arquetipo masculino, como el ying que simboliza el arquetipo femenino, con la última finalidad de llegar a la unidad del ser completo. Parte primordial de este entrenamiento es cultivar primero el expandir y abrir el corazón, despertando y originando la energía del amor y la compasión, el principio femenino, denominado Shakti. En este proceso generador participa Shiva con la conciencia y la presencia. La conciencia ayuda en la decisión de refinar el estado interno, eligiendo la opción de expresar y compartir el amor iniciado en [email protected] [email protected] con el/la [email protected] Uno de los principios básicos en la magia del tantra es que gobiernen la presencia y la consciencia por encima de que lo haga el desarrollo de un hábito condicionado ya que el desequilibrio de la masculinidad, cuando no está sintonizado con el cuidado de lo femenino, destruye el planeta. El exceso de dominación de la mente, del poder, del tener y del creer, destruye la vida.

¿Cómo integrar este arquetipo? La propuesta e invitación de hoy es un ejercicio tántrico para cultivar el masculino. Te propongo para tu cotidianidad ejercitar la mirada interna de “Observación, Presencia y Atención” a tu sentir, bien cuando dices No o si hay ocasiones en que te callas y dejas de expresarte por miedo a no ser amada/aceptada. Date cuenta, ¿cómo son tus hábitos respecto a poner límites y respecto a expresar lo que realmente quieres o sientes?

Observa, además, si te apetece, ¿qué papel juegas en tu vida con más facilidad, un masculino desbordado y condicionado, o desempeñas conscientemente una energía masculina refinada, propia de la esencia de este arquetipo?

TE BENDIGO, TE HONRO, TE AMO, PADRE. GRACIAS POR TU VITALIDAD Y TU ALEGRÍA. MI GRAN MAESTRO.

Genoveva Martínez

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *