¿QUE NOS OFRECEN LAS CRISIS?

 

Una crisis te desvela lo que está guardado y escondido en tu corazón y tu mente que puede salir a la luz en busca de ser reconocido y sanado. El proceso actual que estamos viviendo te abre a una renovación útil si abrazas todo lo que te remueve y, a la vez, sacas aprendizajes.
Tenemos la oportunidad histórica de evolucionar. ¿Te has planteado si, con las crisis, el Plan Divino te regala una oportunidad, un retiro en casa para mirar hacia dentro? ¿Un tiempo de frenar y encontrar claves para crear una vida más plena donde cambiar prioridades y ordenar valores?
Desde una mirada elevada todo ocurre del modo idóneo para el bien de cada proceso evolutivo y acontece, sobre todo, para ampliar la consciencia. Desde mi comprensión y reflexión personal pongo el foco en las dos ideas principales que nos aporta este tiempo incierto:

1.- TRANSFORMAR y actualizar tu humanidad.
Esta situación atípica es un llamado  a un proceso de transformación personal, relacional y social.

Te pide un proceso de crecimiento que pasa por reconocer, entender y soltar lo que ya no sirve. Una oportunidad para acoger nuevas posibilidades que se acerquen a tu misión y gran aprendizaje sobre el Amor. Para ello es necesario conectarnos más con la Tierra, alinearnos al ritmo de la naturaleza desarrollando comportamientos de respeto y ecología. Al mismo tiempo, darte permiso para transitar por todo lo Humano, con una mirada amable y un acompañamiento consciente en lo diverso que te conforma.
La primera clave es habitar el presente. Como decía KRISHNAMURTI: Es prioritario dar permiso para que lo que esté sucediendo en este preciso momento, suceda; viviéndolo en paz. Alcanzar esa paz implica estar alineados con lo que pasa en el Ahora sin resistencia interior. Estar en consonancia con lo que “Es” significa no calificar mentalmente los sucesos como “buenos” o “malos”, sino dejar que las cosas “sean”. Teniendo en cuenta que la consonancia interior con el momento presente es la base de toda acción para generar cambios en tu vida y para la transformación interna.

Esta aceptación del presente te conecta con la Vida, que te invita desde el auto conocimiento y el auto cuidado a abrazar tu vulnerabilidad. Te llama a dejarte sentir todo el abanico de emociones que se despliegan y desarrollar así el corazón compasivo. El propósito de todo tipo de conflictos y pérdidas es conectarte con la vulnerabilidad y, desde ella, acceder a lo esencial: el amor compasivo y la sabiduría.

La vida te invita ahora a aprender, a observar y reconocer qué aliados y qué monstruos tienes. Te incita a acoger tus miedos e iluminar tus sombras, así como a propiciar el bienestar y el sentimiento de armonía. Utilizando para ello esos vehículos del espíritu que son el humor, la imaginación, el arte y la creatividad.

Más que nunca, es momento de mantener la vibración alta soltando viejas identificaciones, falsas creencias. Es tiempo de cultivar la coherencia a través del correcto pensar, sentir, decir  y hacer, lo cual creará y construirá el futuro.
Te conviene, con lo cual, adquirir sabiduría, equilibrar tu energía, cuidar tu mente y despertar a la mirada del Amor. Esa mirada que lo transforma todo. Teniendo presente que cada vez que se rompen rigideces y te permites abrirte a lo nuevo, se abre un espacio de libertad en tu interior.

Para llevarlo a cabo es importante hacerte preguntas reflexivas con el objetivo de darte cuenta de cuál es tu aprendizaje: ¿A qué miedo te estas enfrentando? ¿Qué haces cada día para cultivar lo que es esencial en ti? ¿Cómo llenas tu día?
El discernimiento te lleva a tomar consciencia de cuales son las cosas importantes y cultivarlas. Cosas como usar el tiempo para realizar algo significativo, comprometerte contigo mism@, fortalecer tu entrega, mejorar y disfrutar tus relaciones, sentir que formas parte de un TODO, agradecer y dar valor a aquello que SÍ tienes, usar la palabra para Bendecir, seleccionar tus pensamientos, etc.

2.- RECORDAR tu dimensión espiritual.
Es una buena ocasión para ir hacia dentro, silenciar la mente y conectar con el estado de Ser, escuchar los mensajes de la conciencia superior. Las desgracias tienen la función de despertarte a lo esencial, fortaleciendo la conexión con tu dimensión espiritual y el propósito de Unidad y Trascendencia.
Otra función de esta coyuntura podría ser activar tu intención y decisión de tener una nueva percepción, abrir la mente a otras Inteligencias, unirte a lo divino. Así mismo, poner la voluntad más que nunca en abrir el corazón, en conectar con lo invisible, con el misterio de la vida. Es esta la mejor opción de la humanidad  para  salir del sufrimiento.
Es también hora de replantearte lo que es la abundancia, porque tiene más que ver con estar conectados a la fuente esencial de la vida, y ver la verdad de lo que eres, que con tener cosas.

Concluyo mi reflexión compartiendo el sentimiento de admiración y belleza que me produce la diversidad de paradigmas, conocimientos, sabidurías y cosmovisiones con que la Divinidad se materializó en la tierra. La oportunidad de sacarle el jugo a la inclusión e integración de todas. Así como el hecho de apreciar la cantidad de seres maravillosos que habitan el planeta,todo ello  me conmueve por dentro y me abre a la esperanza de la Nueva Tierra. Envío mi ánimo, mi apoyo y felicitación a todos los valientes que miran hacia dentro. Entre ellos Tú que me estas leyendo.
Te ofrezco mi acompañamiento para profundizar en cualquier aspecto de  Tu Transformación.
Con placer estoy a Tu disposición.

Te aseguro que asistir a un Retiro «Relaciones desde la Armonía » será un impulso vital para tu bienestar y felicidad.

Infórmate sobre los próximos Retiros de Verano.

Gracias por leerme.

Genoveva Martínez.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *