EXPERIENCIA DE ARMONÍA: UN RETIRO

 

Te recomiendo vivir la gratificante experiencia de un retiro y regalarte un descanso de armonía que te saque de la rutina. Supondrá un viaje hacia TI MISM@, una parada en tu vida para re-conectarte con tu presencia, tu equilibrio y tu máximo potencial.

Elegir esta opción de vacaciones nos invita a parar, a pasar unos días en “modo escucha”, a indagar, a darnos permisos…en definitiva, a conocernos.

Asistir a un retiro es algo parecido a darse un baño de conciencia, es un descanso verdadero y un bienestar para el alma. Sales de tu zona habitual y te sumerges por unos días en un ambiente de crecimiento, respeto, seguridad , comprensión, gratitud y amor.

Los retiros ofrecen el espacio y tiempo necesarios tanto para indagarnos y descubrir cosas internas como para jugar, reír y llenarnos de experiencias enriquecedoras y transformadoras.

En ellos se renueva la mirada ejercitando la atención interna y externa, puedes expresar tu naturalidad, tus emociones, tu vulnerabilidad, tus dificultades y resistencias, tu parte salvaje y hasta tu payaso interno con facilidad.

Es un regalo hacerte este trabajo profundo que te permite acceder a tu claridad mental para tomar mejores decisiones, así como para integrar una comunicación y escucha saludable y consciente, combinando el bienestar con auto-descubrimiento, (des)conexión y transformación, para comprender y ser conscientes de que disponemos de Salud y Sabiduría innata suficientes como para resolver lo que nos propongamos, incluyendo aquellos temas que nos hacen sufrir.

 

Sobran razones para que te animes a vivir la experiencia:

Descubres lugares, conoces gente nueva que comparte las mismas inquietudes y con la que entablar conversaciones diferentes, se come sano,practicas yoga, te desintoxicas durante un tiempo de las tecnologías, ganas creatividad, aprendes, te cuidas, te animas a crear o retomar buenos hábitos, te fusionas con la naturaleza y, cuando te regalas la desconexión mental, cuando tu mente está más relajada, se potencian tus habilidades y te llega la inspiración.

Y lo mejor es que, además de hacer un bonito y sanador trabajo interno, los retiros suelen ser una experiencia donde disfrutas, te diviertes y vuelves a casa renovado: ¿Qué más se puede pedir?.

 

Respecto a las Relaciones:

Sabemos que en nuestra ajetreada vida nos relacionamos de manera bastante superficial, bastante controlada, tendiendo a esconder nuestras emociones y debilidades detrás de una máscara. Ocultando a veces nuestra ternura, nuestros miedos y anhelos profundos… aún sabiendo que estamos hechos para relacionarnos, para abrirnos y compartir con honestidad todo lo que somos.

Precisamente, en los retiros que yo ofrezco, el propósito y el trabajo profundo apunta al encuentro y sanación del masculino y femenino, a crear relaciones desde la autenticidad y poder llevarlo después a nuestros entornos cotidianos.

En la convivencia que se da en mis retiros estas relaciones auténticas surgen de forma casi espontánea. Las vivencias y dinámicas que planteo nos abren al compartir desde el corazón generando vínculos sanos, bonitos y sinceros.

Además, en mis retiros me inclino por realizar una amplia variedad de actividades diferentes, tanto actividades de introspección como de extrospección (meditación, yoga, arteterapia, danza expresiva, chamanismo y gestión emocional). De esta forma, probando nuevas actividades, puedes conectar contigo mism@ de diferentes formas.

¡¡Anímate, acompáñame y respira otros aires!!

Con cariño
Genoveva Martinez

 

INTEGRANDO, EQUILIBRANDO FEMENINO Y MASCULINO.

 

 

Recordando la importancia de equilibrar, sanar e integrar en nosotros el masculino y el femenino tomo como referencia el Tantra y el Tao. Ambas vías de conocimiento se basan en buscar el equilibrio de polaridades, entre lo femenino y lo masculino, que se nutren mutuamente.
Según estas tradiciones, todo en este mundo tiene de estas dos cualidades opuestas complementarias e interdependientes. En todo lo esencialmente femenino hay algo de masculino y al revés.

Por un lado la energía de lo femenino incluye cualidades esenciales como son la receptividad, la creatividad, la afectividad, la abundancia, la intuición, el amor incondicional, la capacidad de integración, la protección, el acogimiento y el cobijo.
Integrar este arquetipo nos facilita la conexión con todo. Desde esta energía la propuesta para ambos, hombre y mujer, es indagar en cómo te sientes de conectad@ , ya sea conexión con tu sentir, con tu familia, tus amistades, tu trabajo, con la Naturaleza, con tus compromisos, tu proyecto vital, con la vida en general.
Está relacionado con cómo te relacionas con tu niñ@ interior. La opción de práctica diaria podría ser, tras hacer una conexión interna con tu centro a través de la respiración y relajación corporal generar el diálogo con tu el/ella preguntándote cada día:
¿Qué sientes? ¿Qué necesitas? El niño está contento y feliz si lo atiendes, lo escuchas, lo sostienes, lo acompañas y lo apoyas. En definitiva, si lo reconoces y lo aceptas. Posteriormente cabe incluir el responsabilizarte de ese sentir, gestionar lo que necesitas y pasar a la acción ofreciéndote lo que te nutre.

Por otro lado la energía de lo masculino está igualmente relacionada con ejercitar la mirada interna de “Observación, Presencia y Atención” a tu sentir, así como a tus acciones y respuestas. Por ejemplo, cuando dices No o Si hay ocasiones en que te callas y dejas de expresarte por miedo a no ser amada/aceptada. Darte cuenta de ¿cómo son tus hábitos respecto a poner límites y respecto a expresar lo que realmente quieres o sientes? Observar además ¿Qué papel juegas en tu vida con más facilidad, un masculino desbordado, disperso y condicionado, o desempeñas conscientemente una energía masculina de dirección, enfoque y claridad?
La invitación de hoy es esta indagación interna sobre cultivar la integración de opuestos en armonía y generar el equilibrio de estos arquetipos el masculino y el femenino, dentro de Ti. La idea también apunta a despertar nuestra energía Shakti, recuperar el potencial sexual de la mujer, multiplicarlo, expandirlo, liberarlo y que sea expresado en su totalidad, liberar nuestro cuerpo y emociones y ser conscientes de quien hay debajo de todas las capas y corazas. Simultáneamente desarrollar el Shiva interno, que busca ser más conscientes del observador, esa presencia que todo lo acoge de forma amorosa, y apunta al unísono a recuperar la capacidad de emocionarse de los hombres, de llorar, de amar incondicionalmente, de cuidar, acogiendo su femenino interno

Con Amor

Genoveva Martínez.

EJERCICIO DE AUTO-REGULACIÓN EMOCIONAL Y ESCUCHA INTERNA

 

 

La invitación de hoy es a cultivar la auto regulación emocional y  la escucha interna abriéndote a experimentar la aceptación de tu sentir y, desde su reconocimiento poder transformarte. Sabiendo que tu valor no está en lo que sucede externamente sino en acoger, sostener, abrazar y transitar tu universo emocional interno.

Te propongo que te acompañes en la práctica de abrir tu corazón al “Yo Siento” y que al mismo tiempo que te mantienes conectad@ a tu sentir y practicas el recuerdo de quién eres verdaderamente, te des espacio para revisar tu diálogo interno. Estate atento, como un observador en tu vida cotidiana, de en qué momentos caes en el lugar menos poderoso de ti mism@, qué pensamientos asociados aparecen, qué sensaciones físicas surgen y si viene todo del pasado. Es necesario saber dónde no te conviene estar y elegir irte hacia tu mejor versión.

Comienza dedicando un tiempo de indagación en ti. Cierra los ojos, respira profundo y date permiso por un instante para recordar cómo te sientes cuando las cosas te van mal. Hazlo profundamente, con conciencia, recuerda un momento que recuerdes cuando las cosas iban mal en un aspecto, o en muchos, y observa cómo empiezas a sentirte sólo por recordarlo. Observa cuáles son tus emociones y sentimiento con esas imágenes en tu mente y cómo son las sensaciones físicas, qué pasa en el cuerpo cuando experimentas momentos en que las cosas te van mal. Seguidamente pregúntate:

¿Qué suelo pensar acerca de mi mism@ cuando las cosas van mal? A lo mejor te dices: “yo soy tal y cual” o “yo no puedo” o “yo no soy” o  “yo nunca”… o “yo siempre”… Mira a ver. O quizás tu pensamiento acaba con algo negativo que dices de ti mism@.

Anota tanto como recuerdes en una lista, todo lo que sueles pensar de ti en los malos momentos. Vuelve a preguntarte con los ojos cerrados: ¿Que sería yo si ya no pudiera tener ninguno de estos pensamientos? Otra opción sería preguntarte ante cada pensamiento: ¿puedo saber con absoluta certeza que esto que me digo es verdad? Trata de cuestionarte que podrías existir sin eso que piensas. Tomando conciencia que con seguridad todo ese diálogo proviene de posibles experiencias que tuviste en el pasado y que, posiblemente, son pensamientos que se generaron en la niñez y se corresponden al lado que está saliendo de ti en los malos momentos con el/la niñ@ que no se ve capaz de hacer frente a las dificultades de la vida. Sin embargo, ahora lo mejor de tener más edad es que dispones de muchos más recursos, capacidades y sabiduría que en el pasado y eso te ayudara a ir a un lugar nuevo de ti mism@.

Teniendo ese referente con el que no tenemos que hacer nada, sólo abrazarlo y tener compasión de los momentos bajos, eso sí, al mismo tiempo, debemos tener muy claro que no podemos permanecer ahí si queremos acercarnos a nuestro mejor yo.

Te animo a practicarlo.

Con amor

Genoveva Martinez lópez

SOLUCIONA PROBLEMAS Y CONFLICTOS EN TUS RELACIONES

 

 

Las principales causas de problemas, sufrimiento y ruptura en las relaciones, sobre todo de pareja, provienen de nuestras heridas internas y de las imágenes, creencias y percepciones erróneas que sostenemos en nuestra mente (juicios, etiquetas, necesidad de control, interpretaciones y expectativas sobre cómo debería ser el/la otr@ en la relación).

Dar luz a todo esto en tus procesos de auto conocimiento interno aportará la madurez y la conciencia necesarias para que tu corazón se abra al estado de gratitud y amor, el cual influirá en la calidad de una sexualidad consciente.

Propondré a lo largo de una temporada ejercicios prácticos para trabajar estos aspectos.

Hoy atenderemos qué podemos hacer respecto a esas creencias que se interponen entre tú y el otro:

  1. Primero enfócate en reconocer eso que te estás creyendo: ve, observa, detecta, indaga, averigua el origen de esas ideas que albergas para poder crear después una contra-creencia o simplemente para liberar y soltar la que te limita. Tú Eliges. Con hacerlas conscientes ya pierden fuerza, cambias la perspectiva y permites darle menor o mayor energía emocional, disociándote de ellas.
  2. En segundo lugar, es básico responsabilizarse y entender, comprender, qué hay detrás de esas historias que me creo para luego trascenderlas. La oportunidad de integrar otra visión se da cuando se revelan y liberan los verdaderos motivos: ¿Para qué las sostienes? ¿En qué te benefician esas imágenes, percepciones y creencias? Indaga dejándote sentir y hazte estas preguntas una y otra vez, cuando te pilles a ti mism@ ante una percepción limitada.

Animo con la práctica.

Con amor

Genoveva Martinez

LAS CREENCIAS. LA CANCIÓN QUE EMITES

Hoy os cuento sobre el plato estrella de todo camino, filosofía o vía de autoconocimiento y transformación: las creencias. En mi definición particular son como la música, la canción que cada uno se canta a sí mismo y, por ende, emite al mundo.

Hoy os cuento sobre el plato estrella de todo camino, filosofía o vía de autoconocimiento y transformación: las creencias. En mi definición particular son como la música, la canción que cada uno se canta a sí mismo y, por ende, emite al mundo.

Más formalmente son definidas como pensamientos repetitivos (muchos inconscientes) muy arraigados y que funcionan en automático. Generan la proyección de nuestro mundo, nos hacen percibir la realidad de una determinada manera. Nuestra vida es un reflejo exacto de las creencias almacenadas en nuestro subconsciente desde nuestra niñez, esas que nos conducen y dirigen. Así pues, lo que pensamos y la energía o la intensidad de las creencias, influyen directamente en la salud, las acciones, hábitos, comportamientos, actitud interna, en las elecciones que tomamos y en nuestra calidad de vida.

La mejora de la salud va, pues, unida a este cambio de patrones de pensamiento que generará un Estado de Ser ampliado.

Los estudios de Bruce Lipton sobre epigenética en su best seller “La biología de la creencia”, resumidamente, vienen a decir algo así como que tu percepción de la realidad, tus creencias, tus experiencias y tus emociones, modifican tus genes hacia la salud o la enfermedad y que cambiando tus percepciones cambias tu biología y en cadena se modifica tu sentir.

El mayor obtáculo para que se dé ese cambio es que en nuestro inconsciente existe fidelidad a nuestra identidad programada socialmente o a nuestra herencia transgeneracional.

Otro de los obtáculos importantes para este cambio de creencias es que se retroalimentan a sí mismas, buscan la confirmación y el apoyo de las propias creencias ya existentes.

Lipton propone la tecnica PSYCH-K® como método eficaz para cambiar creencias limitantes por otras potenciadoras que ayuden a conectar con el poder personal.

Tambien coincide Vianna Stibal con esta perspectiva de que todo pensamiento, emoción, idea o creencia tiene una consecuencia neuroquímica. Con su técnica de meditación Theta Healing induce entrar al estado de ondas theta para acceder a la mente subconsciente y cambiar las creencias almacenadas, negativas y/o limitantes, por las beneficiosas, modificando así los mensajes que se envían al cuerpo. Con esta técnica se trabaja con los cuatro niveles de creencias: fundamental, genético, histórico y del alma.

En PNL Robert Diltz desarrolla estrategias para encontrar creencias limitadoras a través del cuestionamiento de la técnica “el metamodelo” y sugiere para la reprogramación emplear la metáfora. La metáfora tiene la cualidad de que puede ser procesada sin que el pensamiento intervenga y al inconsciente le encanta los simbolismos y los rituales. La metáfora permite disociarte de la situación y propicia la coherencia entre la cosa que la mente consciente dice y la que el inconsciente hace.

El trabajo sobre creencias es básico por  dos razones de peso, una por el matiz esencial de encargarse de percibir, dirigir nuestra vida, con su capacidad de generar y crear la realidad, y otra, porque detrás de las creencias se esconden nuestros valores ( que son los estados que deseamos alcanzar). Es imprescindible ir al rescate de esos valores, pues serán estos el motor que nos guía en nuestras acciones. La clave es cuestionarlos y activarlos.

Es vital pues, observar y responsabilizarse de esas creencias que albergamos y entenderlas para poder luego trascenderlas. La oportunidad de integrar otra visión se dará cuando se revelan y liberan los verdaderos motivos de los bloqueos. Una vez integrada, procesada y transcendida la visión actual del sistema de creencias, la sincronía de la vida entregará su merecido regalo con los frutos de lo nuevo.

Hacerse consciente del tomador de decisiones es cuestión de práctica, como con cualquier arte y técnica requiere de entrenamiento. Hacia esa practica apuntan los talleres y retiros que realizo donde se trabaja conjuntamente el cambio de creencias y la creación de nuestros sueños-realidades.

Con amor y luz

Genoveva Martínez.

NUESTRO UNIVERSO EMOCIONAL

 

El concepto de Inteligencia Emocional que Daniel Golenma puso de moda puede definirse a nivel cognitivo, emocional y conductual, como la capacidad de percibir, comprender, manejar, entender, seleccionar, expresar y gestionar las emociones propias y de los demás con eficiencia, generando bienestar y relaciones de calidad. Es la habilidad de autoconciencia de uno mismo, de lo que se siente,una habilidad que se puede entrenar y aprender. Aprender a emplear la emoción como una mensajera, un sistema de comunicación entre el subsconsciente y el consciente.

Esta competencia emocional engloba a su vez muchas capacidades, entre ellas: la capacidad de autorregulación y reflexión, de redirrecionar impulsos y estados emocionales negativos, de suspender juicios y pensar antes de reaccionar en las respuestas.

Algunos otros componentes a citar son la comunicación asertiva, la autoestima, la automotivación, la habilidad de expresar ideas y sentimientos, el manejo de conflictos, la empatía, las habilidades sociales de cooperación, la confianza, el encuentro, la conexión, la voluntad, el gusto por el placer y la autovaloración positiva de uno mism@ y el ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución.

Indica un alto grado de competencia emocional el trabajar la escucha del sentir dejándose guiar por él. Da la posibilidad de ser más libre y más tolerante con los demás y con uno mismo, de entenderse y entender a los demás, de encontrar la verdadera vocación, de sentirse útil y respetad@ por un@ mism@ y por los demás, de sentirse dueñ@ y responsable de las propias decisiones y asumir que los demás son dueñ@s de las suyas, de sentirse merecedores de cariño y aceptación.

El manejo del mundo Emocional consiste en utilizar las emociones en beneficio propio. Conlleva una manera de vivir conociendo y aceptando tu sentir, aprendiendo a querernos, a aceptarnos y a aceptar las cosas que menos nos gustan del otro, junto a conocer y revisar las creencias limitantes y desterrar aquellas que nos boicotean, gestionar los miedos, soltar el sentimiento de culpa y la sensación de fallar. En definitiva, consta de ensayar nuevas conductas que ayudan a sentirse más libre.


Según Gabor Maté, otros componentes esenciales de la competecia emocional son:

El proceso de la Aceptación, de ver y abrazar lo que es sin juicios, de confiar y asentir. Cuando está la consciencia de darnos cuenta de que sentimos y confiamos en ese estado interno también las circunstancias externas cambian cuando asientes a ellas. Esta aceptación es la única salida para salir del sufrimiento. Intelectualmente sabemos que aceptar nos libera. Sin embargo, lo logramos cuando lo sentimos.

Añade a esta competencia emocional la importancia de la Autonomía como el desarrollo del centro y la gestión interna. La autonomía es el sentimiento de definirte, la autodefinición como referencia interna que define nuestros valores.

Por último, la importancia de saber. ¿Qué deseo en la vida… en mis relaciones… qué quiero más… qué quiero menos… que no quiero? Es decir, es esencial para la vida sana conocer cuáles son tus límites y marcarlos, aprender a decir NO, para lo cual recomienda la expresión de la ira, el vivir el enfado sin desbordamientos, expresándolo con palabras y actos sin explosión ni represión. A través de ella se respetan los límites, defiendes tus intereses sin agredir y afirmas: “Yo también cuento.”


El proceso del cambio de percepción y mentalidad que sustenta la sabiduría del “Perdón no dual” se inicia también con la aceptación del sentir. Es el primer paso, el adentrarse en la sensibilidad del ahora, libre del pasado. Esto te lleva a la honestidad y a la conciencia. Sólo en el presente sucede el cambio de percepción y la liberación de programas. Aunque el miedo a sentir y a vivir en el ahora, tal y como es, sin interpretaciones, está muy arraigado en el subconsciente por el dolor del pasado. Evitamos así sentir, para protegernos. De ahí la importancia de abrazar ese sentir (que es igual al niño interior), esa figura psicológica que se refiere al producto emocional que brota desde el subconsciente. Cuando lo abrazamos, la consciencia recibe a la inconsciencia, el presente recibe al pasado y se activa la mente receptiva y comprensiva y el contacto con el maestro interior.

Este proceso nos lleva a la Trascendencia, a lo más elevado. El abrirnos al estado de presencia en el sentir implica la expansión de la energía del corazón y es la base para llegar a la comprensión y la experiencia de la Unidad, nuestra verdadera esencia. Se produce desde la observación de este ilusorio personaje que vive esclavizado por el sufrimiento del Ego (ese programa que nos conforma, conjunto de condicionamientos, sistema de pensamiento compuesto de control, culpa inconsciente y expectativas ). Así este grupo de viejas ideas y creencias basadas en la separación que nos oprime, se deshacen al ser observadas y vistas como lo ilusorio que son. Llegando al estado de paz y de quietud gracias a la voluntad y al compromiso de entregarte a la práctica espiritual meditativa de la desidentificación.

Todas las emociones que vivimos que No aporten paz interna, amor y goce sin causa, corresponden al profundo sentir de ser incorrectos que procede de ese paquete de programas.

La nueva percepción apuesta por el sentir esencial, la paz por encima de la culpa y las falsas emociones. Se llega a ese sentir depurando la conciencia, para ver más allá de todas las capas emocionales. Se trata de experimentar un sentir que proceda de la conciencia de la verdadera identidad, no de la identificación con el ego, sus personajes y un concepto erróneo de uno mismo procedente de una percepción errónea de la propia identidad.

Te propongo, como siempre, llevar a la práctica la sabiduría ancestral que hoy en día tenemos la suerte de tenerla ahí, tan a la mano. ¿Cómo incorporarla a la acción en la vida cotidiana? La invitación hoy es cultivar la experiencia de aceptación de nuestro sentir y, desde su reconocimiento, transformarnos. Sabiendo que nuestro valor no está en lo que sucede externamente sino en acoger, sostener, abrazar y transitar nuestro Universo emocional interno.

Si quieres que te acompañe en la práctica de abrir tu corazón al “Yo Siento” te animo a participar en mis  talleres y retiros vivenciales de “RELACIONES DESDE LA ARMONÍA” donde tendrás, al mismo tiempo, la oportunidad de  compartir tu universo emocional con el grupo.

Con amor.
Genoveva

 

HACIA DENTRO. ANCLANDO “EL OBSERVADOR “

“Para adquirir conocimientos, uno debe estudiar. Para adquirir sabiduría, uno debe observar”. Marilyn Vos Savant

La meditación clásica, hoy en día refinada y conocida como Mindfulness, activa el cultivo de la Atención. Se enfoca en encontrar un punto de mirada interno donde aquietar la mente para conectar con una de las varias dimensiones que somos: el espíritu, la parte más divina y elevada. Al meditar se coloca el llamado “observador”, consciencia superior, que contempla todo el ruido o contenido incesante (propio de la mente parlante), en la atención sostenida y continuada hacia otra cosa (respiración, cuerpo, emoción, movimiento, sonido, acción, etc) con el objetivo único de Observar, escuchar, ser, ir hacia dentro, vincularte con el Sentir y conectar con la consciencia superior, el Ser Esencial.

Sabemos los múltiples beneficios que aseguran los estudios neurocientíficos que tiene esta práctica, la cual proviene de culturas y filosofías ancestrales como el Budismo, que promueve el cultivo y desarrollo de la observación ecuánime, neutral, sin juicio de los pensamientos, así como la des identificación con todo ese contenido mental. Con este entrenamiento la mente baja su frecuencia y cada vez hay más espacio entre ellos produciendo sosiego, calma, bienestar, centramiento y relajación. Además, nos da lugar a tomar consciencia de los asuntos a resolver y a volvernos más comprensivos y menos reactivos en nuestras respuestas automáticas, dando opción a elegir valores o sentimientos de amor, paz, afecto, bondad y equilibrio. Por otro lado, la relación con la incertidumbre e impermanencia mejora y aumenta la capacidad de sobreponerse a momentos de dificultad o conflicto (resiliencia). Al tomar distancia de los pensamientos, se deja de creer en todo lo que se piensa y de apegarse a ello o rechazarlo, acciones que son causa de sufrimiento.

Para el Budismo la vida es sufrimiento, pero no porque la naturaleza sea así, sino porque la mirada del ser humano es quien sufre la experiencia por estar aferrados a lo que queremos, a lo que esperamos, a controlar la vida, las posesiones y los resultados. La paz nos la quitan nuestras expectativas y nuestra necesidad de control, dominio y cerrazón en las ideas propias. Por eso, propone como alternativa a todo este desasosiego, anclar el observador y a través de él, el desarrollo de la compasión y la desidentificación con el excesivo control, apego o rechazo que nos provoca el sufrimiento.

La física cuántica también ha puesto de moda este concepto de “El Observador” como causante de la creación de nuestra realidad, exponiendo que éste influye sobre lo observado y hace que las ondas de información se conviertan en partículas, o sea, que lo inmaterial se haga material. Evidenciando que un mismo objeto puede tener múltiples apreciaciones de acuerdo a la perspectiva de cada observador y que la realidad se va creando conforme va siendo observada, convirtiéndonos así en seres creadores.

Por último, la cosmovisión andina añade a todo lo anterior que, mientras que el observador observe desde la inconsciencia los programas heredados de la genealogía o implantados por alguno de los cuatro paradigmas —Religión, Política, Economía y Ciencia—, sería inapropiado considerar a dicha realidad creación divina, en tanto que un verdadero Dios es consciente de sí mismo y de las creencias a través de las cuales está proyectando o creando una realidad nueva.

Me gusta este aporte de los códigos andinos que enriquecen y amplían la perspectiva, hablan de diferentes niveles de conciencia y amplían el Observador que exponía el Budismo añadiendo un nivel más llamado “El Cuarto Observador”. A través de él, a todo evento sucedido se le puede encontrar utilidad y darle una función para el crecimiento personal. Con lo cual, a parte de des identificarse de él, conviene extraerle un aprendizaje. El poder de este nivel de consciencia también radica en que quien lo ejerce deja de ser afectado por los demás, en tanto que sale de la Realidad Colectiva y, por el contrario, mete a los demás a la suya propia. El observador observará sólo aquello con lo que resuena. Por tanto, es desde este nivel de consciencia del cuarto Observador, que verdaderamente ejercemos nuestro poder divino, nos convertimos en Iniciados.

Cuando reflexionamos sobre la UTILIDAD que tiene el suceso que estoy observando, además, le damos FUNCIÓN a ese suceso para nuestro crecimiento. Es una forma estupenda para establecer la paz en nuestro entorno y ante nuestras guerras internas, para mirarlas de cerca y hacernos las preguntas correctas para entenderlas.

Con amor

Genoveva Martinez.

 

EL EFECTO ESPEJO.

Hoy os comparto una de las leyes básicas que rigen la percepción: “el Efecto Espejo”. Es una técnica muy antigua y muy práctica que utilizo para lidiar con mi ego: consiste en verme en las relaciones como en un espejo. Es una gran herramienta de crecimiento personal, de auto descubrimiento de la personalidad así como de evolución espiritual, cuya finalidad última, como dicen los Maestros, es la Unidad de la que somos todos parte.

Tenemos la gran suerte de vernos reflejados en los otros y, este hecho, en momentos dados, nos da una visión de nosotros mismos desconocida. Somos una sola energía en el juego de la vida y este juego que nos hace sentirnos separados es una ilusión. Llega un día en el que desarrollas la percepción y la sensiblidad y cuando, por ejemplo, emites un juicio, en el mismo instante en que lo haces, reconoces en qué lugar exacto de tu universo interno te estás atacando a ti mismo. Pues eso que proyectas habla de las imágenes que tú tienes en tu propio psiquismo. Tu historia interna se plasma en lo externo, en un escenario, para escucharlo y sanarlo. Como receptor/a de la unidad, sientes que lo que emites fuera se encuentra dentro de ti.

El principio universal del Efecto Espejo en las relaciones fue bautizado por Deepak Chopra y dice que no vemos a los demás y al mundo en general como son, sino como somos. Como ves al otro es como te ves a ti; y cómo le hablas, cómo tratas a tu entorno, es como te hablas y te tratas a ti mism@. O sea, “Tú y yo somos Uno”. Usando esta ley, descubrirás fácilmente a “tu personaje”, observando situaciones en las que rechazas o juzgas, te quejas, niegas compulsivamente, te pones a la defensiva, te justificas, etc. En todas estas situaciones y actitudes externas se nos muestra fuera lo que no vemos dentro. Cuando podemos ver fuera nuestros conflictos es una oportunidad de resolver y cambiar un viejo esquema. Con esta toma de conciencia se repara nuestro interior y entramos en otra vibración. Nuestra realidad cambia no cuando nos empeñamos en cambiar al otro, sino cuando cambiamos el esquema, la percepción y nuestra emisión energética.

La potencia del espejo es tremenda. Es interesante y sanador aplicarlo. El cambio que nos revela es comprender y sanar las sombras, mejorará nuestra autoestima y nuestra forma de relacionarnos. Permite comprender y practicar el por qué y el para qué de los conflictos con origen en los asuntos internos, a veces inconscientes, que tenemos pendientes de resolución.

Suele ser esa parte de tu pasado que no aceptas en tu presente y aparece para que aprendas a abrazarlo. La relación con lo que rechazas o admiras de los demás es un fiel reflejo de la relación que tienes contigo mismo. Nos muestra aspectos menos desarrollados y densos, y que todo es un camino evolutivo hacia la integración de los opuestos.

A nuestro ego no le gusta nada este concepto de que somos responsables de absolutamente todo lo que nos pasa y, cuando alguien nos refleja algo negativo, nuestro falso Yo prefiere culpar a los demás o a factores externos y victimizarse.

Ilustraré esta ley con un ejemplo: cuando la gente nos critica y sentimos que eso nos molesta, podemos preguntarnos: ¿qué grado de autocrítica inconsciente tengo yo con los demás o conmigo mismo? Los otros nos critican con la misma amplitud que nosotros nos criticamos.

Además, a través del espejo también conectamos con esa capacidad, don, valor que, quizás, todavía está dormido en nosotros. Nos atraen quienes tienen cualidades similares a las nuestras y, al estar en su compañía, sentimos que podemos actualizar, activar, expresar esas cualidades o potenciarlas a través del otro. Cualidades que están en nosotros en un grado u otro, más o menos desarrolladas o a desarrollar, y por eso podemos reconocerla en la otra persona.

Si quieres ampliar este apasionante tema recomiendo el libro de Marta Salvat: “TÚ ERES YO”, en el que nos ayuda a tomar conciencia de lo que pasa en nuestro interior para manifestar mejor en nuestro exterior, ademas de desarrollar todo el efecto sombra o espejo, enumerando los diferentes tipos de espejo: el de los juicios, el espejo directo, el del árbol genealógico, etc.

Si quieres que te acompañe para poner en práctica esta técnica te animo a participar en mis talleres y retiros vivenciales  “RELACIONES DESDE LA ARMONÍA”  donde tendrás la oportunidad de indagar,cuestionarte y profundizar en ti desde esta perspectiva.

Con cariño

Genoveva Martínez

 

¿ NOS DESPROGRAMAMOS ?

"Desprogramación biológica o  Biodescodificación"

 

Es evidente que perdemos la inocencia y la pureza del ser esencial que tenemos de  niños a muy temprana edad, cuando quedamos condicionados y  programados por el contenido familiar, social y cultural. Nos toca de adultos desaprender y deshacer esos condicionamientos y programas que  rigen nuestra vida y dificultan nuestro bienestar. La psicología y la psicoterapia apoyan este camino  de llegar a la autenticidad, a lo más profundo de la vida y de uno mismo para vivir más  libres y plenos. Además, hoy en dia hay multitud de  terapias alternativas  complementarias, con esa finalidad de despejar el camino hacia el  Bienestar. Por ejemplo merece mención  la “Desprogramación biológica o  Biodescodificación” que se encarga de  deshacer las asociaciones  que tiene nuestro subconsciente con herramientas para encontrar esos códigos y claves que se programan en nuestro inconsciente biológico.

Pero yo lo que quiero compartir  hoy son claves prácticas y sencillas que tu mism@ puedas realizar. ¿Estás viviendo algún malestar frente a otras personas o tienes dificultades con las relaciones humanas?

Pues la dificultad y el disgusto provienen del contenido de tu programación. Para desprogramarte o  “Dejar de  ser Tu” como lo refiere Joe Dispenza en su libro, se trata  de entender esa programación y también comprender que el gran programador del condicionamiento humano  es el miedo. Nos asustamos de cosas que no son reales,  no son realidades sino creencias. Los miedos son filtros que nos impiden vivir en la consciencia de unidad, dejando a las preocupaciones invadir nuestro espacio y sintiéndonos desconectados de quienes somos en esencia. Esta claro que los pensamientos, las creencias y las emociones influyen en nuestra calidad de vida. No podemos cambiar al otro o el entorno, pero si nuestra percepción y comprensión, soltando el programa a base de entenderlo, reseteando creencias y eligiendo un contenido  que nos lleve a un sentir más  armónico.

A nivel más trascendente  nos desprogramamos del apego a esta realidad humana repleta de personajes para conectar con el Ser, la Unidad, el Espíritu que es lo  que nos da la paz verdadera. Desde aquí caen todos los programas efímeros para despertar a la verdad, instalando  “el sorftware” de que somos  partes de la Divinidad creadora.

Si quieres que te acompañe en este entrenamiento de des programación, participa en mis  talleres y retiros vivenciales  de “RELACIONES DESDE LA ARMONÍA” donde tendrás la  oportunidad de vaciar, soltar y volver a a cargarte de la nueva percepción, en un caminar amable y lento hacia el amor y la armonía. Ten paciencia en todo el proceso. Y siéntete merecedora de todo lo que anhelas o quieres reprogramarte. Trasciende el Ego y renueva la percepción que tienes de ti mism@ y de todo lo que te rodea, estamos preparad@s para ver la realidad desde otra perspectiva, desde otro punto de vista, en definitiva, con otros ojos: Los ojos del amor.

Con cariño

Genoveva Martínez.

” La acción es la base primordial de todo éxito”.  Anthony Robbins

 

EL ARQUETIPO FEMENINO

 

El arquetipo femenino está simbolizado por la madre, la pachamama, la tierra, el ying.

Recordamos de nuevo respecto a los arquetipos la importancia de equilibrarlos e integrarlos en nosotros para llegar a una alquimia perfecta entre lo masculino y lo femenino, de esta forma tendremos acceso a todas las cualidades que permiten realizarnos como seres íntegros.

Hoy os contaré sobre el arquetipo femenino y los atributos que simboliza .

En las enseñanzas de Bert Hellinger al fortalecimiento del vínculo con lo femenino se le denomina el Camino a la Madre. Se traduce en una especie de sendero que nos lleva de vuelta a ella, de vuelta a restablecer lo que estaba perdido, si este vínculo se rompió por expectativas y heridas profundas causadas por la ausencia de las cualidades amorosas no recibidas de la madre. Este recorrido reclama fuerza o determinación ya que puede ser difícil y confrontador . Seguramente requerirá dejar de apegarnos a la historia que nos hemos contado sobre ella y sobre nuestra vida con ella. Nos retará a dejar de cuestionarla y criticarla, a renunciar a salvarla o compensarla. Nos mostrará su humanidad y su divinidad.

¿Qué sucede cuando trabajas y fortaleces ese vínculo con tu madre? Todos los aspectos de la vida en relación a lo femenino y lo que viene de la línea materna empiezan a fluir y a ordenarse. Estos aspectos incluyen: el cuerpo físico, la salud, la obesidad y la delgadez, estar nutrido o desnutrido a todo nivel, los recursos, la parte económica, el dinero y también tiene que ver con las relaciones afectivas. Hellinger enseña que la forma que tiene nuestra vinculación con mamá determina cómo podremos establecer, más adelante, relaciones con nuestras parejas y también con nuestros hijos; entonces la madre nos conecta con la vida, con todo aquello que la permite y la sostiene. Además cuándo empezamos a fortalecer en nosotros las cualidades de una madre amorosa ( compasiva, amable, afectuosa, motivadora), estamos ayudando a cubrir las necesidades y demandas de nuestro niño herido. Se trata de descargar un nuevo programa amoroso que nos permita experimentar nuevos sentimientos y emociones hacia nosotros mismos.

En la cosmovisión andina la energía femenina se relaciona con la conexión con la Tierra y con el poder transformador de unirnos con una vibración que une y abre corazones, la conexión con lo sutil. Ejemplo de esta esencia femenina es la madre tierra, como ella nos da espacio, nos abraza y nos acoge con la fuerza de la gravedad. Es además la tierra fértil donde la semilla encuentra el espacio idóneo para crecer.

Concluyendo, integrar este arquetipo nos facilita la vida de forma increíble ya que corresponde a este femenino la conexión con todo. Cuando estamos desconectados pensamos que nada tiene que ver con nosotros, echamos balones fueras , generando confusión y tensión interna. Sin embargo, cuando empezamos a conectar con todo, con este poder de lo materno, sabemos que todo lo externo habla de nosotros, nos permite ver que nos esta reflejando de nosotros mismos , incluido lo que menos nos gusta y tendemos a rechazar.

Os invito hoy a identificar como os sentís de conectad@s en vuestra cotidianidad, ya sea conexión con tu sentir, con tu familia, tus amistades, tu trabajo, con la Naturaleza, con tus compromisos, tu proyecto vital, con la vida en general.

YO BENDIGO, HONRO Y AMO A MI MADRE. GRACIAS POR TU FUERZA, TU LIBERTAD Y TU REBELDÍA MAMA, MI GRAN MAESTRA

Con cariño

Genoveva Martínez