YO PUEDO, YO VALGO, YO APRENDO

 

Este post está dedicado a mi maestra, Joaquina Fernández, presidenta del Instituto Hune, ya fallecida. Joaquina fue una mujer inteligente, creativa y amorosa que acompañó a muchas personas en su transformación personal. A mí entre ellas. Participé en sus formaciones sobre Comunicación No Verbal y Formación Familiar, y sus enseñanzas y sabiduría permanecerán para siempre conmigo. Por ello, me gustaría hacer un breve resumen de algunas de las enseñanzas que fui integrando, en referencia  al significado de los siguientes verbos y su influencia en nuestra expresión y manifestación: Puedo, Valgo, Aprendo. Tenerlos integrados de forma profunda, nos ayudará a desarrollar la Inteligencia Creativa innata que todos tenemos.

Cada verbo está conectado a la actividad de una parte de nuestro cerebro. El cerebro reptiliano (el de la supervivencia) actúa en el Yo puedo. La parte  emocional (el cerebro límbico)actúa en el Yo Valgo. El cerebro neocortical (el de la supraconsciencia) actúa en el Yo aprendo y tomo conciencia.

La acción correspondiente a cada parte del cerebro normalmente está bloqueada al quedar presos de la necesidad de Obtener Reconocimiento y de Recibir Aceptación. Ambas necesidades nos anclan en una inteligencia cautiva y unas heridas antiguas que nos alejan de vibrar en nuestro estado de Ser más completo. Por otro lado, esta inteligencia creativa está limitada por el miedo, contrario al Yo Puedo; la tensión, contraria al Yo Valgo, y la expectativa y control, contraria al Yo Aprendo.

La buena noticia, hoy en día apoyada por la neurociencia, es que debido a la plasticidad neuronal podemos entrenarnos a ejercitar y ejecutar esos Puedo, Valgo y Aprendo. Por consiguiente  romper  las cadenas y salir de la cautividad que nos provoca tener esos patrones obsoletos y caducos de miedo, tensión y expectativa o control.

¿Cómo lo hacemos?

El primer paso del auto conocimiento tiene lugar con la Observación y la Atención que te llevará a Reconocer cual de esos programas limitantes tienes en el disco duro de tu cerebro. A partir de ahí podrás cultivar los valores mas afines a ti y que contrarrestan el bloqueo.

El miedo se vence con confianza, capacidad, voluntad, seguridad y conocimiento.

La tensión se vence con tolerancia y paciencia en los procesos.

La expectativa se vence con comunicación, aprendizaje y escucha.

Además, para liberar nuestra esencia creativa de la cautividad del miedo, la tensión o la expectativa necesitamos ampliar la mirada y anclar estas afirmaciones/pensamientos potentes en nuestra conciencia: Yo Soy, me reconozco; Yo Valgo, me acepto y me amo; Yo aprendo.

Si deseas seguir profundizando sobre todo esto y aprender a Ser tu versión más auténtica, te invito a participar en mis talleres y retiros  «Relaciones desde la Armonía» donde compartiré recursos y herramientas que  ayudan a sentirte cada día más libre y poder irradiarlo hacia el exterior.

Con cariño

Genoveva Martínez

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.